lunes, 6 de junio de 2011

MARCO TEÓRICO


El término anorexia significa literalmente falta de apetito.
La  anorexia  consiste  en  un  trastorno  de  la  conducta alimentaria que supone una pérdida de peso provocada por el propio enfermo y lleva a un estado de inanición. La anorexia se caracteriza por el temor a aumentar de peso, y por una percepción distorsionada y delirante del propio cuerpo que hace que el enfermo se vea gordo aun cuando su peso se encuentra por debajo de lo recomendado. Por ello inicia una disminución  progresiva  del  peso  mediante  ayunos  y  la reducción de la ingesta de alimentos. Normalmente comienza con la eliminación de los hidratos de carbono, ya que existe la falsa creencia de que engordan. A continuación rechaza las grasas, las proteínas e incluso los líquidos, llevando a casos de deshidratación extrema. A estas medidas  drásticas  se  le  pueden  sumar  otras  conductas asociadas como la utilización de diuréticos, laxantes, purgas, vómitos provocados o exceso de ejercicio físico. Las personas afectadas pueden perder desde un 15 a un 50 por ciento, en los casos más críticos, de su peso corporal. Esta enfermedad suele  asociarse  con  alteraciones  psicológicas  graves  que provocan  cambios  de  comportamiento,  de  la  conducta emocional y una estigmatización del cuerpo
Las personas que sufre anorexia suele estar obsesionada con su imagen corporal. Le horroriza el hecho de estar gorda, o teme enormemente subir de peso. Come cada vez menos, realiza ejercicios excesivos, recuenta sin cesar las calorías que consume, pasa hambre y a la vez siente una constante fascinación respecto a la comida. Más tarde inicia el consumo de laxantes, diuréticos y pastillas dietéticas, agobiada por una imagen corporal que casi siempre está muy distorsionada: se ve a sí misma siempre gorda.  El desorden alimenticio es una reacción ante los conflictos internos y externos. El estrés, la ansiedad y la infelicidad suelen ser factores desencadenantes, y la anorexia es un medio -muy ineficaz- para afrontarlos.  Paradójicamente, la persona no tiene el control de su propia vida, y actúa así con el deseo de controlar su entorno, y sus propias emociones y reacciones. La persona anoréxica tiene una muy baja autoestima y constantemente necesita ser aceptada. En el fondo, siente que no merece los placeres de la vida y se priva a sí misma de toda satisfacción (incluido el comer).  
Según Gáfaro (2001): El hambre se manifiesta en el cuerpo   con dolor de cabeza, decaimiento o fatiga entre otros. Así el comportamiento alimenticio  de  una persona incluye todas las relaciones que ella establezca con  la comida.  Las personas  que sufren anorexia  comen tan poco que experimentan una pérdida de peso peligrosa  para la salud,  y pese a su aspecto  grotescamente escuálido  suelen verse así mismas gordas. Como todo padecimiento, este tiene  causas , ya que nada se produce sólo,  y siempre existe el  factor que influye  para que tal enfermedad  se  produzca; en este  caso, no se puede hablar de una única  causa o causas  específicas  que desarrollen el  trastorno, pero si de unos  factores influyentes como:
1. Factores  Culturales: Modas  que implican  un tipo de vestimenta, un tipo de formas y al realización para conseguir determinadas dietas.
2.-Medios  de  comunicación: Con la publicidad de  prendas de  vestir, cosméticos  etc. Y la presencia de estrellas del espectáculo  y modelos de moda  que lleva  a  muchas mujeres a pensar “Si ella  tiene  ese aspecto yo también lo tendré” (a  cualquier precio, aún el de la propia salud.)
Victima  de todos los mensajes  la  joven queda  en muchos casos atrapada  en está situación  que le tiende la cultura imperante.
3.- Factores de  Vulnerabilidad Personal: No aceptarse como persona , tener baja  autoestima, falta de seguridad, ser demasiado perfeccionistas, tener auto exigencias  desmedidas,  preocuparse en exceso  de lo que los demás piensan de uno como persona , percibir que  se tiene poco control sobre la vida  misma,  ser  poco  habilidoso en las  relaciones  sociales, entre otros, son el desarrollo de este  tipo de patología.
En línea  general  los factores principales  para la  aparición de  la anorexia  fueron  esencialmente los factores   culturales  que son aquellos influenciados por la moda, desde  los  aparatos de ultima generación , hasta  la vestimenta más apropiada  según lo que se anuncia a través de los  medios  de  comunicación . Por otra parte el no aceptarse  así mismo, queriendo comprar  la imagen  que el  factor anterior te muestra, siguiendo un patrón que no es el propio para una representación más saludable del cuerpo y la mente.
La persona que sufre anorexia suele estar obsesionada con su imagen corporal. Le horroriza el hecho de estar gorda, o teme enormemente subir de peso. Come cada vez menos, realiza ejercicios excesivos, recuenta sin cesar las calorías que consume, pasa hambre y a la vez siente una constante fascinación respecto a la comida. Más tarde inicia el consumo de laxantes, diuréticos y pastillas dietéticas, agobiada por una imagen corporal que casi siempre está muy distorsionada: se ve a sí misma siempre gorda. El desorden alimenticio es una reacción ante los conflictos internos y externos. El estrés, la ansiedad y la infelicidad suelen ser factores desencadenantes, y la anorexia es un medio -muy ineficaz- para afrontarlos. Paradójicamente, la persona no tiene el control de su propia vida, y actúa así con el deseo de controlar su entorno, y sus propias emociones y reacciones. La persona anoréxica tiene una muy baja autoestima y constantemente necesita ser aceptada. En el fondo, siente que no merece los placeres de la vida y se priva a sí misma de toda satisfacción (incluido el comer). Refleja el temor del paciente en que si "se abandona" y se muestra al mundo tal y como es en realidad, será rechazado inmediatamente.
La gran mayoría de pacientes -cerca del 90%- son mujeres. Está comprobado que las familias de las personas anoréxicas pertenecen a los estratos socioeconómicos medio y alto de la sociedad. Aunque sólo el 10% de adultos con anorexia son hombres, la cifra se está incrementando; el 25% son niños y el 94% del total, de raza blanca. La anorexia  es la tercera enfermedad crónica más común entre mujeres adolescentes y se estima que crecerá entre un 0,5% y un 3%.

1 comentario: